Consejos para ser un buen universitario (I)

En el fondo la universidad es algo más que lo que nos quieren vender los políticos de turno. Pero hay dos formas de vivirla; la primera es como un mero trámite, un tránsito entre el colegio y el mundo laboral, en que el estudiante se lo pasa bien y aprende cosas de las que después se olvidará, pero lo que desde aquí proponemos es una forma distinta de pasar por la Academia, aprovechando al máximo sus ventajas y procurando no caer siempre en las mismas trampas.

Decidimos que lo más útil para esto era ir dando consejos breves, muy breves, sobre diversas materias al universitario medio que no sabe muy bien lo que hacer para matar el tiempo libre entre las clases de por la mañana y los “trabajitos” de prácticas de “bolonia”.

Consejos (I)

-Lee, lee y lee más. No sólo novelas divertidas, ni tampoco sólo manuales de asignaturas. Tiene que haber un término medio. A veces tendrás que leer cosas que no te gusten. Fomentarás el gusto por la lectura y aprenderás mucho más que lo que te explica el profesor en clase.

– Fomenta el gusto por lo bueno. Puede que determinada película te parezca lo que normalmente se suele denominar un “coñazo” pero si te asesoras bien y ves películas a priori aburridas, acabarás por coger “gustillo” por las cosas buenas, harás ejercicio mental, tan necesario como el físico, y lograrás abrir cada vez más la mente.

– La amistad es como poco el 50% de la vida universitaria. Pero normalmente, y puede haber excepciones pero en raras ocasiones, los amigos para toda la vida no se hacen en una discoteca a las 5 de la mañana y con más alcohol en sangre que leucocitos.  Pásatelo bien con tus amigos, pero tú también tienes que ser su amigo, no son como cajeros autómaticos a los que se les puede pedir cosas y no darles nada. Cultiva la amistad, ayúdales, estudia con ellos.

La clave está en no ver en los demás peldaños por los que subir sino amigos con los que estar.

– Y ya para terminar por hoy, síguenos, si lees este blog a menudo entenderás que lo que hay hacer se debe hacer, unas veces te gustará y otras no.

 

 

 

Anuncios

Un mundo feliz (Brave New World)

En esta novela de principios del siglo XX caricaturiza muy bien la deriva que lleva la sociedad actual hacia el abismo por perseguir un progreso que pasa por encima del resto de valores. Hay que avanzar a toda costa, sin mirar atrás, tratando de conseguir hacer siempre la vida más agradable-quizás en lugar de agradable deberíamos decir placentera- a las personas.

Se retrata muy bien la sociedad industrializada, que trata de rentabilizar al máximo los recursos disponibles -en la novela se “reciclan” los cadáveres para criar nuevos niños-.

Es una magnífica crítica al consumismo y a la sociedad del placer, esto especialmente mostrado en el consumo de drogas ficticias -el soma- que no tienen consecuencias negativas para el cuerpo humano.

La segunda parte de la novela discurre en un lugar completamente opuesto a lo visto anteriormente. Se trata de una reserva para humanos en donde la escasez de medios y de placeres choca con la realidad de la sociedad moderna.

Esta novela hará pensar al universitario, ¿hacia dónde nos dirigimos? ¿todo vale si la bandera es el progreso?

Libro más que recomendable para todos los estudiantes de la universidad.

Gran Torino

Una película entretenida y con valores

Gran Torino es una película que a priori no tiene mucho que ver con los temas que nos planteamos tratar -cultura y universidad- pero, nos parece una gran película para empezar con este blog. Tiene un “no se qué” que hace que cuando uno la ve le entren ganas de enseñársela a sus amigos.

El protagonista, al principio huraño y retraído, abre su mente para cuidar de sus nuevos vecinos. La película está dividida en dos bloques opuestos, al principio muestra el drama de la vejez y la soledad, el segundo bloque muestra la apertura de mente del protagonista, que decide llevar hasta las últimas consecuencias lo que él cree lo correcto.

Al estudiante universitario esta película le tiene que suscitar una renovada confianza en la humanidad, unas “ganas de cambiar el mundo”. A través de esta película el universitario tiene que descubrir que para llevar a término las enseñanzas recibidas en la academia tendrá que abrir su mente y llevar hasta las últimas consecuencias la búsqueda de la verdad, y en definitiva del saber por el saber, sin más recompensas que la gratificación interior que produce el saberse poseedor de la verdad.